Falamos de ‘Pago en versos’ cola so autora: Elvira Laruelo

Elvira Laruelo naz nes Arriondes en 1970. Ye Llicenciada en Filoloxía Hispánica y Especialista en Filoloxía Asturiana pela Universidá d’Uviéu. Profesora, participó nel grupu de trabayu que fexo los primeros llibros de testu pa la enseñanza de la llingua asturiana en Secundaria. Amás de too esto ye también poeta y Pago en versos (Saltadera, 2017) la so primer obra asoleyada.

 

Bones, Elvira, pa muncha xente Pago en versos foi una sorpresa, ¿cuánto lleves escribiendo? ¿y nel casu d’esti poemariu? ¿cómo surdió la posibilidá d’espublizálu?

Bones, Diego. Llevo escribiendo casi dende neña, allá pelos once o doce años. En Pago en versos hai poemes mas o menos cercanos nel tiempu pero tamién dalgún que recuperé de los escritos va venti años o mas.

Nunca escribí pensando n’espublizar, namás escribía pa mi y ehí diben quedando. Mas alante lo que diba saliendo fui guardándolo nun blogue, en redes sociales… pero nunca pensé que llegaría a posar en papel. Foi Antón García’l que m’animó a facelo, vio un llibru onde nun lu había y amás creyó n’él.

Pago en versos ta dividío en tres partes (Raigañu, Troncu y Cañes) qu’amás vense reflexaes na semeya de la portada, ¿podríes cuntanos qué quies tresmitir con ello y qué significao tien pa ti?

Cuando Antón m’encamentó qu’axuntara lo que tenía y me pusi a ello nun sabía bien cómo ordenalo y da-y forma, nin siquiera sabía si xunto podía tener unidá y sintíu, precisaba velo pa tirar alante y si nun los tenía nun pagaba la pena. Que nun taba mui segura que fuera a salir un llibru de verdá de too aquello, vaya. Nun quería una retafila de poemes ensin más.

Dando-y vueltes un día dime cuenta qu’ un garrapiellu d’ellos sí que teníen un filu mui claru que los xunía, yeren los de la neñez, la mirada atrás… xuntos yeren un piñín bien definíu. Vínoseme la palabra “Raigañu” y quedó, nun yera quien a echala. D’ehí al “Troncu” y les “Cañes” hubo poco; prestóme la metáfora del árbol, veme y entendeme como la suma del pasáu, presente y futuru  que conviven xuntos.

El títulu ye bien llamativu y ye, amás la última frase del poema “Búscase”, tamién l’últimu poema del llibru, ¿por qué?

Nun se bien el motivu pero tuvi claru dende’l principiu que quería allugar esi poema l’últimu, zarrando’l poemariu. L’últimu versu prestóme pal títulu porque asina’l poemariu entamaba y finaba igual, préstenme les estructures circulares, zarrar un círculu y meteme n’él dame seguridá. Amás, esa espresión de “Pago en versos” ye un tributu, mui humilde pero ye’l tributu que yo-y faigo a la Lliteratura tratando de paga-y d’alguna forma con otru poqueñín de lliteratura tolo qu’ella me va dando a mi dende neña, que nun ye poco.

Nel poema “Poética” fales de qu’escribes porque “nun hai otru remediu”, ye decir, faes una poesía de tonu íntimu y camiento que de dalguna forma tentes entender lo que sientes pues amás tienes una llínia marcadamente clara a la hora d’escribir, ¿cómo valores estes característiques de la to poesía? ¿busques también como llectora esta forma de desendolcar el poema? Si nun ye asina ¿qué busques nun bon poema?

Soi consciente d’esi intimismu, sí, ya dende’l momentu mesmu d’escribir. Escribo “por necesidá” porque  ye asina, munchos poemes piquen a la puerta y nun me dexen en paz hasta que nun-yos doi camín.

Como llectora préstame tamién esi tonu pero agradezo la variedá y valoro muncho la personalidá de cada voz, lo especial de cada quien na forma de dicir. Nun bon poema busco que nun me dexe indiferente, qu’al terminar de lleelu tenga que volver al primer versu pa saborialu meyor, mas despacino. Hailos que queden y sabes que van dir contigo ya siempre.

Hai una referencia mui clara a Blas de Otero nel poema “Pido la voz y la palabra” y a primera vista vense munches referencies y llectures ¿Qué autores son los que-y presten a Elvira Laruelo?

Nun soi quien a nomar a unos pocos, son munches voces y mui estremaes les que me sacuden per dientro y toes aporten. Siento más cercanes les que percibo asemeyaes a la mio forma de ser, claro, pero vivo la lliteratura con muncha intensidá y dependiendo del llugar o’l momentu siempre va a haber daquién que m’apurra les palabres precises.

¿Qué visión tienes de la lliteratura asturiana d’anguaño? ¿Gústate, inflúeyete?

La visión ye más que positiva, disfruto abondo lleendo y va tiempu que ya nun me sorprenden la cantidá nin la calidá, porque son norma. Esti momentu paezme especial, siguen escribiendo a plenu rendimientu y altor figures cimeres con décades d’oficiu y al tiempu va dándose a conocer xente mozo de valir.

Nun soi mui consciente d’ello cuando escribo, pero claro qu’influye, tolo que se llee dexa un posu que sumáu a les esperiencies y la personalidá propia son el caldu de cultivu de lo que va surdiendo.

A lo cabero, ¿Tienes pensao espublizar daqué más?

Nin lo busco nin lo descarto, pero sigo con gana de siguir escribiendo; despacino y ensin priesa, como fici siempre.

 

Poética

Escribir porque nun hai otru remediu,

porque nun sé facer música nin dibuxar palabres,

porque dacuando falla la voz,

la fuerza y l’esperanza.

Escribir pa esconxurar mieos y pantasmes,

pa quexame, pa dar gracies,

pa dicir mentires qu’ayuden a soportar les verdaes.

Pa lleer l’alma de los otros, inclusive al preciu de que me llean;

pa dar forma al mundu mientres xira y m’arrastra.

Escribir pa glaya-y al silenciu que nun lu tarrezo

qu’equí lu espero.

 

Merca ‘Pago en versos’ equí.

 

 

Anuncios

Falamos con Gonzalo G. Barreñada

Entrevistamos a Gonzalo G. Barreñada,  nacíu en Sotrondio en 1973, ye llicenciáu en Xeografía y Historia y ta especializáu n’Historia del Arte. Ye l’autor de Biografíes (2016) y La casa de Xuan Buelga (2018) y ún de los autores más destacaos na lliteratura asturiana de los últimos años.

¿Cuándo entamasti a escribir ya interesate pola lliteratura?

Yo empecé a escribir practicamente dende críu. En casa monté incluso una editorial na escuela:  con autores toos inventaos por min, con llibros que, en teoría, diba publicar nel futuru (qu’al final namás escribí unu daquella). Realmente empecé interesame pola escritura mui pronto: a nivel de llectura entamé a interesame por autores, podíemos dicir, mui “adultos”. Tuvi la mala suerte de lleer autores mui adultos en vez de lleer  autores de noveles d’aventures y demás. Alcuérdome, por exemplu, de tar lleendo con trece años a Thomas Mann o a Kafka.

¿Consideres entos qu’hai un tipu de lliteratura venceyada a cada edá? ¿Consideres que’l fechu de lleer llibros tan complexos de rapaz foi malo pa ti? 

A min paezme qu’hai un mercáu editorial que sí que ta dirixíu a un públicu infantil y xuvenil y otru a xente adulto. Les etiquetes son un asuntu del capitalismu pa vender ente ciertes franxes d’eda. Nel mio casu sí que foi significativo lleer esos autores porque realmente influyéronme. Yeren los llibros que tenía, nun tenía otros…

¿Qué crees que podemos atopar en Biografíes y La casa de Xuan Buelga daquellos primeros llibros que lleisti? ¿Eses primeres llectures vense reflexaes na to propia creación?

Paezme que non. Entamé a escribir poesía mui tarde, con casi veinte años y la novela ye más d’influencies posteriores. Pero’l fechu de lleer pronto a ciertos autores influye na manera de deprender ciertes teúniques que se pueden ver reflexaes a la hora d’escribir y  depués faes d’una manera inconsciente yá.

¿Cómo ves la lliteratura asturiana d’anguaño? 

La lliteratura n’asturianu tien un gran nivel. A nivel poéticu hai una calidá mui grande, inclusive  a nivel estatal. A nivel de prosa hai menos y convendría tener más apoyu de los medios y del Principáu. Por exemplu nel mio casu -anque per parte d’otros autores y de la editorial sí- per parte de los medios nun toi teniendo muncha visibilidá. Ye como cuando de guah.e tenía’l suañu de ser invisible…

¿A qué crees que se debe qu’haya más poesía que novela?  ¿Veslo como una carencia?

La poesía ye’l pilar que constrúi una lliteratura, asina que nun tien porque ser malo qu’haya más. Tien dalgo de ritual el fechu d’escribir más poesía pues ye una forma más concentrada na creación.

¿Qué papel xueguen les redes sociales na lliteratura? ¿Cómo te influyeron a ti?

Les redes son fundamentales porque ayuden a conocer autores nuevos y que, d’otra manera, igual nun los podríemos conocer. Poro, ye una ferramienta mui útil y conveniente y que nel mio casu foi fundamental. Tuvi enantes munchos blogues y llueu fui borrándolos. Había escrito poemes, la mayor parte en castellán y entamé a escribir tamién n’asturianu.

Siempre tuvisti muncho interés en creadores nuevos, poniéndolos en valor…

Nun lo fago de manera consciente, si veo un poema que me gusta, gústame yá seya un paisanu o un mozu. Nel casu del asturianu una de les coses que me dí cuenta ye qu’había una gran calidá y parecíame que yera una pena que nun se conociera más.

¿Qué autores t’interesen o recomiendes?

Ye mui relativo pues hai autores que pueden interesate nun momentu dao y depués cansar d’ellos como otros que pnesaben que nun te diben gustar y al final sí. Na prosa soi un llector de Marcel Proust o Henry James. Na poesía hai munchos importantes pa min como Eugenio de Andrade, Xuan Bello o Antón García. Hai otros autores que m’interesen como, por exemplu, el nobel polacu Czeslaw Milosz (que me prestaría traducir al asturianu) o Derek Walcott. Agora lo que fago ye lleer más ensayu y poesía que ficción.

Cites munchos autores estranxeros y los asturianos que menciones son contemporáneos, ¿qué importancia-y das a los clásicos asturianos? ¿consideres que ye importante conocelos nun escritor d’Asturies? 

Ye meyor tener una base de la propia lliteratura porque hai matices llingüísticos y sociolóxicos que se van lleer nesos autores. Pero llueu a la hora d’escribir anguaño vas tener influencia de los autores del to tiempu, nel nuesu casu del Surdimientu. Paezme lo normal, nun sé si lo meyor, pero sí lo normal…

Pa terminar ¿Considéreste un autor d’esti tiempu?

Ye una pregunta curiosa, yo mesmu pregúntome si pertenezo a una xeneración y nun me veo en nenguna. Considérome un outsider, un outsider de los outsider. En ciertu mou nun puedes dexar de ser contemporáneu.

Intuiciones

Allá por el sur de Europa, en su desconocido norte, hay una tierra chiquita que presume de pasado glorioso, aunque casi nadie se acuerda. Se llama Asturias y no hay perdedor que no encuentre allí una victoria donde reflejarse, pero siempre en pretérito imperfecto.

De vez en cuando alguien piensa en futuro para esta tierra y se le toma por loco. Sin embargo, Asturias no es lugar para la intuición y sus dirigentes muy rara vez están a la altura de sus tiempos.

El otro día Belarmino Feito, presidente de la Federación de Empresarios de una comunidad que genera más emigración que riqueza, presentó nada menos que el Gran Telescopio de Rastreo Sinóptico. El objetivo era presentar el traslado de este pomposo aparato a Chile, tierra que paradójicamente acogió a cientos de asturianos en los tiempos de la fame.

Lo cierto es que el Telescopio no dejó al Sr. Feito ver lo que tenía más cerca, pues la intuición no es una virtud de las élites asturianas y en su discurso de presentación Belarmino, de Somiedo, clamó, vociferó e interrogó sobre la reforma que haría que la lengua de sus padres (y probablemente la suya) fuese oficial. Y, en un alarde de socarronería, preguntó si las próximas instrucciones del Telescopio tendrían que ir en bable.

La sala se rio mucho del humor inteligente de Feito, tanto que el buen hombre sacó pecho y la alegría le duró hasta la copiosa comida que disfrutó después. Por un día había dicho algo con eco: se sintió fuerte e importante y se fue a casa. Dicen que al dormir soñó con su infancia y lloró, lloró al recordar la lengua de sus padres, aquella que no alcanzó a ver por un telescopio. Mino, fíu del alma, fallónos la intuición…

Mayo 2018

Imagen: La Voz de Asturias

Ahora, Quini, ahora…

Hay muchas razones para odiar el fútbol pero para amarlo hay unas pocas que suelen ser las que merecen la pena. Una de esas pocas es vivir en una ciudad como la mía, que desprende fútbol lluvioso por los cuatro costados, que para ponerse de acuerdo solo tiene que sonar un Real Sporting equipo famoso, una gaita y poco más. Por eso cuando se va uno de los nuestros, estamos tan tristes, por eso llueve y el cielo tiene un color que casi ciega, porque el gran Enrique Castro allá está entrando.

Otra de esas cosas es que a algunos nos ayuda a recordar mejor, es decir, rememoramos momentos de nuestra vida porque tu equipo había subido a primera y a ti te había dejado la novia o te habían echado del trabajo o, quién sabe, tal vez, fueras a ser padre o madre. Y allá estaba tu escuadra, tu hinchada, como una melodía eterna, cantando, mientras tú te emocionabas.

Recuerdo perfectamente el día en que murió Manolo Preciado, estaba igual que ayer, en el sofá, sin saber muy bien qué hacer con esta vida que tan grande nos viene tantas veces. Entonces viene alguien y te lo dice: “Murió Quini”. Y te sientes estúpido, insignificante y a la vez tan orgulloso porque sabes que tu gente mañana va a estar ahí con la bufanda al viento. Porque sabes que vives en un sitio que, digan lo que digan, está lleno de honor y orgullo. Y eso, siento decirlo, no hay derrota que lo mate.

El balón nos recuerda que somos efímeros, que lo que hoy son tres puntos, mañana es un despido, que lo que un día son portadas, otro son olvido. Hoy Quini tiene que saber que nosotros/as no somos así y que jamás vamos a olvidar a  nuestro símbolo. Porque volverán los tiempos de la luz y la esperanza, volverán seguro y sonará tu nombre: Ahora, Quini, ahora…

Marcha d’Antón el neñu (Cantar de los minutos de silenciu n’El Molinón)

 

Canciones que marcaron el mio 2017 (anque non necesariamente seyan de 2017)

Vieno ‘Trainspotting 2’ y con ella milenta alcordances, reminescencies y referencies a la película qu’ablucó a una xeneración entera y sigue faciéndolo décades depués. Vamos entamar con tres bandes de la primera y segunda BSO de Trainspotting: Underworld, New Order y Pulp.

 

En realidá El círculo de Kase. O salió a finales del añu 2016, pero tuvo la so importancia ya impronta nel 2017 poro, muncho falen d’el como discu l’añu. Yo voi más lloñe y digo que ye probablemente’l meyor discu de rap de la década. Namái por polemizar y porque (¡qué coño!) ye una xenialidá:

Otru discazu del 2017 foi’l Zona temporalmente autónoma qu’asoleyaron Los Planetas. Vamos reconocer que un baxón ensin Los Planetas nun ye baxón verdaderu. Déxovos con “Santos que yo te pinte”, cantar qu’a lo cabero ta prestándome abondo:

Tamién Novedades Carminha asoleyó un discu que, de primeres, nun me prestó na por eso de qu’abandonaren soníos garage y demás, pero que depués foi de los que más sintí nesti 2017. Tol baxón que puedan date los granadinos, quítatelo Novedades. Ye asina:

Un grande que sacó discu malu foi Joaquín Sabina pero que, por suerte, recuperó la fuercia del direutu y yo pudi esfrutalo. Asina que nun podía faltar daqué del mayestru:

Pero si falamos d’artistes, l’artista que nun podemos obviar ye’l gran Rodrigo Cuevas. Equí vos lo dexo, si la censura nun me torga…

Esti foi l’añu del documental ‘Supersonic’, de los discos de Liam y Noel Gallagher respeutivamente, el de los enésimos rumores pola vuelta d’Oasis, el de la xira de Liam. En resume, los de Manchester nun pueden faltame:

Dicen que son si son pareya, que si nun sé qué, pero a min dame lo mesmo. Son dos músicos impresionantes, sobre too ella: vais permitime dedica-y un espaciu a C. Tangana y a la inmensa Rosalía:

Ún nun puede vivir como si enxamás viera a Los Rolling en direutu. Yo soi d’esos y amás lo único que puedo dicir ye que nun m’arrepiento de na, Brown sugar:

El mio curtiu pasu por Burdeos dexome un par de cantares na memoria y una ganes repentines de deprender francés. A ver si vos molen:

Nun ye menos verdá que tuvi nel FIB 2017. Voi poner primero dos sorpreses y depués dos deceiciones (que siguen pareciéndome temones):

1º-Sorpreses

2º-Deceiciones (pero con ciñu)

 

Pa dir acabando,  pienso que, esta mecigaya de lluz y señaldá, foi’l meyor canciu del añu o del branu o de dalgo. Brutales Arcade Fire equí:

 

 

 

 

Las Ramblas, 2017

Aquellos paseos, la huida, la gota en la ola,
aquel yo dueño de nada y a lo lejos el abrazo.
Ella, dueña de todo, Barcelona imparable y
en bullicio, aún te extraño,
aún recuerdo esas noches persiguiendo el sueño,
fracasando, para volver de nuevo a cometerme.
Y ahora retorno, fiel a tus traiciones,
me encuentro de bruces con los restos:
13 muertos y una herida que no va a perder la rosa
pero que aún camina por Las Ramblas.

Hem vist la sang
-que sols fa sang-
ser llei del món.

 Raimon

Diguem no

 

las-ramblas-800x600_thumb

¿Y ahora qué?

Ya ha bajado el Sporting. Una parte de mi dice “No jodas” y otra dice “Por fin”. Se acabaron las finales, esas en las que llevamos inmersos no sé cuántos meses ya; se acabaron los horarios ridículos, los partidos contra rivales que te dan mil vueltas en prácticamente todo; Se acabó el sueño decía yo, o más bien empieza esa realidad que el azar y los guajes no quisieron que pisáramos.

Conocí al Sporting en Segunda, lo cual nunca evitó que El Molinón fuese un lugar mágico —casi sagrado—al que voy para ver la grandeza de este equipo.  Sin embargo, tengo un problema, y es que siempre me ha parecido que las cosas por aquí no marchan como deberían: algo huele a podrido en esta ciudad y se apellida Fernández, ma non troppo

Sin embargo, tras tantos años viendo fútbol también me doy cuenta que si queremos que esto cambie debemos empezar por lo que más cerca nos queda, es decir, nosotros mismos. Estoy francamente cansado del sentimentalismo barato,  de las historias del abuelo (Quini, Ferrero, Joaquín… ¡eso yera futbol!) de un equipo que se aferra a milagros y a la afición —que es increíble—para justificar lo que ya es un robo con todas las letras. Ahí estábamos otra vez, esperando un gol de algún equipo que no nos debe nada o esperando algún chanchullo con el Betis.

Para mí que de tanto querer medírnosla con los grandes  (y perder) nos olvidamos de donde salen los jugadores de la ciudad.  Os lo diré: Roces, Gijón Industrial, Xeitosa,  Veriña, La Braña,  Ceares, etc. Ese es el fútbol de Gijón, el que nutre de los mejores al fútbol asturiano.  Nos han dicho que el fútbol es jugar contra Cristiano Ronaldo, y no, el fútbol es un chaval o chavala entrenando en un barrizal en pleno invierno.  Nos han dicho que triunfar es eso que sale por los deportes Cuatro y triunfar, para mí, es ver a dos guajes abrazados tras un Sporting-Oviedo.

futbol-7

Bajamos con camiseta de Nike, un tío con estatura y ficha de crack y unos jugadores para los que, en su mayoría,  Asturies y el Sporting solo significa un año más de su carrera (o ni eso).  Parecía que brillábamos pero no, solo éramos mierda rebozada en purpurina. Aplaudimos como idiotas cada amago de calidad que se les cayó, lloramos como niños ahora que estamos en Segunda y tragamos, tragamos con todo porque seguimos pensando que formar parte del negocio es el precio a pagar para llegar a un sitio al que nunca llegaremos.

¿Y eso es el fútbol? ¿Y esto es el Sporting? Pues vaya, podéis llamarme exigente pero a mí esto  me sabe a poco.  Empecemos por abrir los ojos, el “Fernández vete ya” es un primer paso pero ¿Y después? ¿Pensáis que vendrá algo mucho mejor? ¿Pensáis que otra mafia es la solución para echar a esta mafia? Sinceramente creo que no.

¿Y entonces? Yo digo que si somos capaces de llenar un campo para ver la basura futbolística que hemos visto esta temporada, vamos a ser capaces de echar a los Fernández. Y también digo que si los echamos debemos de pensar en que somos nosotros —los aficionados, los socios, los que sufrimos por este equipo—los que debemos poder decidir, y no dedicarnos a ser exclusivamente consumidores, que es en lo que nos han convertido.

¿Y qué podemos hacer? Disfrutar del fútbol en la medida de lo posible, pero no contribuir a la rueda, no darles un euro más a ellos. Puedo decir dos palabras: accionariado popular. Desde ahí lo que queráis.Todo lo demás serán parches que solo cambiarán de nombre al causante del homicidio. Quien quiera entender que entienda. Algunos en Xixón ya hace tiempo que hemos entendido que podemos construir sueños más grandes que una camiseta de 100€.

10810851